lunes, 8 de enero de 2007

La importancia de la religión en la escuela

Acabo de ver una historia en el Diario de Patricia que es demasiado típica. Una señora de 55-60 años que se metió a monja a los 16, totalmente convencida. Al poco tiempo ya andaba un poco mosca porque veía que la cosa iba demasiado de acaparar para la orden (la presentadora ha cortado esto rápidamente para entrar en la "zona rosa" XD ). A los 27 se fue a estudiar una carrera. Compartía vida con compañeras de residencia, la llevaban por ahí ("yo nunca había estado en una cafetería") y un día en una discoteca conoce a un chico que le gusta. Al final no se casa con él, pero se va con otro, tiene hijos, en fin.

A los 16 años entra. Y hasta los 27 no conocía NADA. Once años (y menudos años...). Tengo entendido que ahora la gente se ordena bastante más mayor, y cuando ya ha vivido. Y, claro, llega la crisis al sacerdocio. ¿Cuántos de los curas y monjas viejos que tenemos ahora lo hubieran sido de no arrancarles la juventud?

Pero este tipo de cosas no hubieran sido posibles sin que les lavaran el cerebro de niños. Cuanta menos educación religiosa tenemos, menos curas. Vamos, si es que es matemático.

La iglesia se extingue de puro vieja. De aquí a unos años, o se traen los curas de países tercermundistas donde sí pueden manipularles a gusto desde pequeñitos, o les veo dando las misas por Youtube.

Esta es una de las razones principales de que quieran que se dé religión en los colegios, y de que sea evaluable. Ambas cosas le dan apariencia de naturalidad a los ojos de los chavales (lo normal es dar religión, luego no puede ser malo; es una asignatura, igual que matemáticas o lengua, luego es una cosa buena para la educación). Por muy aligerada que esté, es catequesis. Desde pequeños les están lavando el cerebro con conceptos irracionales, de modo que más adelante les cueste plantearse si todo eso que les contaron es cierto o no.

Los defensores de la religión en la escuela suelen decir que la mayoría de alumnos eligen religión. Aparte de que no tengo muy claro que esto sea del todo cierto (desde luego en la escuela pública no lo es), a mí me gusta fijarme en cómo evoluciona ese porcentaje: el primaria son muchos, en secundaria menos y en bachillerato aún menos. La correlación es muy clara: cuanta más capacidad tienen los chavales de elegir lo que quieren con independencia de sus padres, más pasan de la religión. Especialmente cuando no tiene un colegio entero que le mira para ver si es el raro.

Y además, todos los que la tuvimos sabemos que casi siempre es una maría. Solo faltaba que encima puntuara para la media; eso tiene un nombre, y es "soborno".

Ahora estamos en una época en la que es muy difícil controlar qué ven los niños, para bien o para mal, en internet y en la tele. Yo sospecho que es más para bien, al menos en el sentido religioso; cuantas más series en plan Expediente X ves, más difícil es que te tragues los cuentos sobre zarzas en llamas y mares que se abren. Si estás viendo a los aliens, y sabes que es mentira, ¿por qué ibas a creerte lo otro, si ni siquiera lo has visto?

De todas formas, mientras no quiten la religión católica, que encima no pongan trabas a que enseñen otras (glorioso ese pedazo de César Vidal adoctrinando a la audiencia en contra de la enseñanza del Islam). ¡Pastafarismo en la escuela YA!

(querido MVE, ya te he hecho publicidad, ¿podrías quitarme este gripazo king-size que me has otorgado? No soy digno de seguir disfrutándolo)

4 comentarios:

  1. Sólo una cosita, aunque no cambia mucho ni contradice lo que escribes: mi madre se metió a monja con 14 años, y más que por convicciones religiosas, lo hizo porque a ella le gustaba dedicarse a los demás, y siendo de un pueblo era la "única" forma posible de hacerlo.
    Estudió enfermería con las monjas en Madrid, vio que no era lo suyo, y con veinte (o muy cerquita) lo dejó y pasó a llevar una vida normal. A mi padre le conoció años después.
    Vaya, que no hacían falta lavados de cabeza, no seamos tan radicales. Los motivos por los que la gente se metía a religiosa eran muchos. Ahora la gente tiene muchas formas de llevar a cabo dichos objetivos de otras formas con muchas menos obligaciones, sin contar lo poco atractiva que es la Iglesia.
    También añado que si se enseñaran los preceptos católicos como de verdad son, el mundo sería un lugar bastante más habitable.
    Y por si sirve de algo, estudié en un colegio católico de curas, y por tanto soy una persona de fortísimas convicciones ateas.

    ResponderEliminar
  2. Boton Rojo08:53

    Y hablando del rey de Roma (aunque sea con letra minuscula y al final del texto). Hay un episodio de South Park que esta dedicado al evolucionismo y habla del MEV. El enlace es: ed2k://|file|South.Park.10x12.Ve.Dios,.Ve.(Parte.2)(eXtreme%20Devil)(VOSE)(southparkspanish.ya.st).avi|151506944|A84A5FB624109E02535448CCC4A13727|/
    Por cierto ¿has leido la ultima entrada? Yo no lo recuerdo asi, pero en fin.
    http://pensamiento-oblicuo.spaces.live.com/

    ResponderEliminar
  3. Boton Rojo08:59

    El enlace se corta ¿?¿?¿?
    Lo pondré troceado.


    ed2k://|file|South.Park.10x12.Ve.D
    ios,.Ve.(Parte.2)(eXtreme%20Devil
    )(VOSE)(southparkspanish.ya.st).av
    i|151506944|A84A5FB624109E02535448
    CCC4A13727|/

    Por cierto. No hay Parte 1, así que no la busquéis.

    ResponderEliminar
  4. > Vaya, que no hacían falta lavados de cabeza, no seamos tan radicales. Los motivos por los que la gente se metía a religiosa eran muchos. Ahora la gente tiene muchas formas de llevar a cabo dichos objetivos de otras formas con muchas menos obligaciones, sin contar lo poco atractiva que es la Iglesia.

    Je, y yo ahora también sé de gente que viene de países del tercer mundo a los seminarios de aquí, llamados por la vocación y tal y cual, y en cuanto están medio integrados mandan al carajo al sacerdocio XD

    Desde luego que para entrar en la iglesia por motivos no religiosos no hace falta que te laven el cerebro, pero para hacerlo con convicción ayuda mucho, la verdad.

    ResponderEliminar

Cada comentario te da un punto de experiencia. Usa tu recién adquirido poder con sabiduría.