sábado, 27 de enero de 2007

Curiosidades del código civil

Un friki cuyo nombre no diré (que elija él mismo su nivel de anonimato en los comentarios) me chiva que nuestro código civil no tiene tanto que envidiar al americano (famoso por la jurisprudencia en plan "es ilegal pasar de Minnesota a Wisconsin llevando patos o pollos en la cabeza"). He aquí el glorioso artículo 612 (y siguientes):

Artículo 612. El propietario de un enjambre de abejas tendrá derecho a perseguirlo sobre el fundo ajeno, indemnizando al poseedor de éste el daño causado. Si estuviere cercado, necesitará el consentimiento del dueño para penetrar en él.

Cuando el propietario no haya perseguido, o cese de perseguir el enjambre dos días consecutivos, podrá el poseedor de la finca ocuparlo o retenerlo.

El propietario de animales amansados podrá también reclamarlos dentro de veinte días, a contar desde su ocupación por otro. Pasado este término, pertenecerán al que los haya cogido y conservado.

Artículo 613. Las palomas, conejos y peces, que de su respectivo criadero pasaren a otro perteneciente a distinto dueño, serán propiedad de éste, siempre que no hayan sido atraídos por medio de algún artificio o fraude.

Artículo 614. El que por casualidad descubriere un tesoro oculto en propiedad ajena, tendrá el derecho que le concede el artículo 351 de este Código.

Además incluyo una aclaración, para dejar claro que los aventureros casi nunca consiguen tesoro, sino que solo saquean a los (seguramente) legítimos propietarios:

Artículo 351. El tesoro oculto pertenece al dueño del terreno en que se hallare.

Sin embargo, cuando fuere hecho el descubrimiento en propiedad ajena, o del Estado, y por casualidad, la mitad se aplicará al descubridor.

Si los efectos descubiertos fueren interesantes para las ciencias o las artes, podrá el Estado adquirirlos por su justo precio, que se distribuirá en conformidad a lo declarado.

Artículo 352. Se entiende por tesoro, para los efectos de la ley, el depósito oculto e ignorado de dinero, alhajas u otros objetos preciosos, cuya legítima pertenencia no conste.

(Supongo que los objetos mágicos van incluidos en la categoría de preciosos. Aunque molaría que los mencionaran específicamente XD )

1 comentario:

  1. ¿Eso incluye los billetes escondidos en colchones? La pertenencia no consta en ningún lado a fin de cuentas.. por mucho que el dueño de la casa sea el legítimo propietario..

    Es como decir.. ¡mira lo que me he encontrado en tu cocina! ¡por legitimo derecho me pertenece la mitad! no se yo...

    ResponderEliminar

Cada comentario te da un punto de experiencia. Usa tu recién adquirido poder con sabiduría.