sábado, 13 de enero de 2007

El mercado se preocupa de tu salud

Leed este impresionante artículo sobre qué hay detrás de los famosos Omega-3 de la leche.

(...) Como todos habrán oído por la televisión, a los ácidos omega 3 se le atribuyen muchas propiedades beneficiosas contra las enfermedades cardiovasculares: Prevención de infartos, menor riesgo de arteriosclerosis debido a la disminución del colesterol y triglicéridos y un largo etcétera. Estos ácidos omega 3 son una familia de ácidos grasos poliinsaturados, es decir, en su estructura química presentan varios dobles enlaces.

Y en un principio, parece ser así, aquí por ejemplo pueden ver los resultados de los Omega 3 sobre la Salud y, ojo, los estudios se hicieron con aceites de pescado o pescado, que contienen omega 3, ninguna mención a leches enriquecidas.

Curiosamente, hay gran cantidad de estudios favorables para estos ácidos omega 3 y muchos proceden de fundaciones creadas específicamente para ellos. A ver si adivinan quién es la principal empresa fundadora en España para la promoción de esas investigaciones:

Pues sí, la misma Puleva. Y yo les pregunto, ¿hasta qué punto confiarían en unas investigaciones donde todas ellas hacen alarde de las propiedades positivas de los omega 3 y hay unos claros intereses económicos en estos resultados positivos? ¿De verdad todos los estudios que hacen tienen resultados positivos?

Pues muchas otras personas se plantearon esta misma pregunta que les estoy haciendo ahora y ¡Oh, sorpresa! , los ácidos omega 3 no resultaron ser tan claramente beneficiosos como nos estaban diciendo. Varios médicos se dedicaron a revisar de forma sistemática aquellos estudios sobre los omega 3 y sus efectos en la salud. Qué cosas, los resultados, una vez extrapolados de forma objetiva (ya se sabe, sin dinero ni Pulevas de por medio) indicaron que no encontraron verdaderamente ninguna evidencia clara de que los famosos Omega 3 tuvieran un efecto apreciable en la mortalidad, en fenómenos cardiovasculares o en el cáncer. (...)

Cada vez que veo una nueva chorrada de estas por la tele me acuerdo de Zipi y Zape y lo del aceite de ricino o de hígado de bacalao.

Hay que ver cómo le gusta a la peña forrarse a nuestra costa. Lo sorprendente es que caigamos como tontos: a estas alturas yo tengo el convencimiento de que la publicidad y el marketing son dos de los inventos potencialmente más dañinos que hay. Ya es malo cuando tratan de crearte necesidades que antes no tenías; pero cuando directamente mienten sobre temas que afectan a tu salud ya es la repanocha.

(Pero hey, tranquilos, ya se ocupará el libre mercado de explusar de su seno a esta gentuza)


Artículo enviado por Trimegisto a Actualidad.

4 comentarios:

  1. El libre mercado, la mano invisible...

    En serio que esta gente, tiene un problema con la fe en la nada.

    Como dice Joseph Stiglizt, nobel de economia, si a veces es tant dificil parecibir los efectos de la mano invisible que guia los mercados hacia la mayor eficiencia quiza es por que dicha mano no existe.

    ResponderEliminar
  2. No, no, si el mercado es eficiente de narices. Otra cosa es que sea eficiente para el bien común.

    ResponderEliminar
  3. Lo del Omega 3 es una broma frente a los "polvos de Melendez". Eso sí Meléndez se ha comprado un Jaguar y un chalet para pasar consulta.

    ResponderEliminar
  4. Omega 3, polvos, pulseritas, fajas reductoras... hay tantos...

    ResponderEliminar

Cada comentario te da un punto de experiencia. Usa tu recién adquirido poder con sabiduría.