lunes, 6 de abril de 2009

Enemigo a la vista, parte 2

De izquierda a derecha: Mary Read, Barbossa,
Grace O'Malley, Anton Bonny y
Perro Loco Braun

Hace unos meses jugamos la primera sesión de Enemigo a la Vista, el vivo de piratas del club. Aquella vez fui tan bobo de no comprobar que la memoria de la cámara estuviera vacía, así que pude sacar muy pocas fotos (y casi todas de mí XD ). Esta vez iba avisado, y he sacado unas cuantas. Os pego las más chulas, pero aquí tenéis el álbum de Picasa donde están las de ambas sesiones. Y después, pasaré a chulearme con todo lo que hizo Barbanegra XD

He aquí a los masters. ¡Gloria para ellos!
Sobre todo para los dos del centro (Beliagal, Fichero Arcano),
que junto con Darkvid lo prepararon todo (los otros dos masters son auxiliares)

Morgan Adams contra Ellizabeth Worthington

Barbossa molando. En la esquina derecha, Sandokán.

La partida fue genial, la verdad, yo me lo pasé teta. La mitad del tiempo tuvimos cuatro minivivos por separado (p. enx., el mío era sobre mi flota de barcos, y jugábamos Francis Inch, mi hija Mary Claire, Jack Kerrigan, Stephen Maturin y yo). Yo había pillado a Inch ("capitán Pulgarcito") intentando trajinarse a mi hija y robarme mi tripulación. Tuve que vencerle en un duelo a espada (en el duelo de pullas la cosa fue más igualada XD ), y el muy cobarde, sin sable, me disparó en un hombro. Al final lo tiramos por la borda.

En Antigua iban a ajusticiar a mi esposa Stephanie y a su padre por colaborar con piratas. Mira que les dije en el otro vivo que yo me les llevaba, pero ná... porque la muy guarra me la estaba pegando con Bollitor, un maldito oficial inglés. Así que para allá que fuimos con la intención de castigarles yo mismo. Obviamente, era una trampa. A los pies del cadalso ocurrió de todo, incluyendo la reaparición de un Francis Inch cubierto de algas, al que tuve que volver a matar XD Mi hija fue asesinada por el amante de su madrastra, Kerrigan se cargó al gobernador siguiendo mis órdenes, y yo me enfrenté a Bollitor en duelo. Llevaba yo ya dos o tres tiros encima XD y al final me clavó la espada en el pecho. Entonces yo la agarré, me la clavé más para echarme encima de él y le arranqué la nariz de un mordisco. ¡JA! A ver si Stephanie le quiere ahora. Mis últimas palabras fueron para Kerrigan, ordenándole que se ocupara de que entre toda la tripulación usaran a mi esposa para traer al mundo un nuevo pirata.

(A Kerrigan lo mató Maturin por la espalda. Al final Stephanie decidió no irse con Bollitor, pero la dejó inconsciente y fueron capturados. Está por ver cómo termina la cosa. Menuda masacre, murieron como el 80% de los PJs, y anda que no hubo piratescas traiciones XDDD )

Para terminar, os dejo tres historias que escribí sobre mi flota y mi tripulación. La del barco de novicias no, que esto lo lee la Novia de Jack Sparrow. Publicaría un índice de plagios, pero a saber de dónde he sacado la mayoría de las cosas.


Wham, el cocinero sodomita

El cocinero del Reina Ana es un francés que se pasó a nuestro bando durante un abordaje. El capitán de su barco era un duelista formidable que nos estaba dando muchos problemas, pero Wham le golpeó por la espalda con un remo en venganza por nosequé cuenta pendiente. Se unió a nuestra alegre compañía con solo una condición: que en lugar de matar al capitán se lo “prestáramos” una noche. Los encerramos en la cámara de oficiales junto con una botella de vino y uno de esos apestosos quesos franceses. Durante algún tiempo se oyeron los gritos del capitán, pero luego tan solo un ruido contra las cuadernas: “¡Wham, wham, wham!”. A la mañana siguiente, por más que buscamos, no aparecieron ni el queso ni la botella de vino, y el capitán era mucho más dócil.

Le llamamos Wham porque la mayoría de la tripulación es incapaz de pronunciar su nombre. Es un tipo fiero en los abordajes, un cocinero capaz de convertir cualquier bazofia medio podrida en algo comestible, y un leal compañero fácil de contentar: tan solo pide que los jovencitos se los dejemos a él.


El Sastre, un hombre íntegro

Samuel Leeds, alias el Sastre por sus muchos remiendos, es un (sorprendentemente) hábil pirata famoso por perder siempre alguna parte del cuerpo durante los abordajes. Cuando habla de nuestras correrías las recuerda en función de lo que perdió en ellas. “¿Os acordáis de aquel cargamento de copra que capturamos frente a Florida? ¡Me costó una oreja y el dedo gordo del pie derecho!” Una vez asaltamos una corbeta llena de inútiles; aunque se defendieron, eran tan malos peleando que no consiguieron causarnos ni un rasguño. El Sastre, enfadado, se cortó él mismo un meñique; según él, ¿cómo si no iba a recordar aquel asalto?

Se rumorea que tiene un hermano gemelo en otro barco, almirante Tronco o algo así.


Fiambre Tom

Tom Wilson, alias el Viejo Tom, era un animoso marinero, el talismán del Reina Ana. Durante los combates siempre se llevaba el primer cañonazo, el primer disparo, el primer sablazo… Nos traía bastante suerte, la verdad, aunque tenía aún más remiendos que el propio Sastre. Por supuesto, acabó muriendo durante un abordaje, y durante el resto de la expedición el mal fario se instaló a bordo. Las tormentas se cebaban con nosotros, fallábamos los cañonazos, se podría la comida… un desastre. Así que fuimos derechitos a puerto y llevamos su cadáver a un taxidermista. Ahora lo llevamos atado al mascarón de proa, la suerte nos acompaña, y se sigue llevando el primer cañonazo, el primer disparo… Qué gran tipo, Fiambre Tom, sacrificado hasta el final.

4 comentarios:

  1. Ada era Ellizabeth Worthington, esclavista de origen surafricana.

    ResponderEliminar
  2. Okis, gracias, ¿y Sara y el Sombrerero Loco?

    ResponderEliminar
  3. Sara era "Grace O'Malley", una fiera pirata irlandesa.

    Otero era "Anton Bonny", pero en realidad era "Ane Bonny"... cosas del travestismo.



    ¡¡Me lo pasé como un crío!! No dejaré de daros las gracias a todos. ^^

    ResponderEliminar
  4. Gracias, ya he añadido los nombres correspondientes.

    ResponderEliminar

Cada comentario te da un punto de experiencia. Usa tu recién adquirido poder con sabiduría.