jueves, 26 de marzo de 2009

Un anuncio repugnante


"¿Acaso cabe imaginar un mundo sin marcas?"
Al parecer ellos sí pueden, y no les gusta lo que ven.


Si quieres ser libre, consume marcas, pringáo. Eso de las marcas blancas es una mierda, ¿acaso estás en contra de tener identidad? ¿Eres un liberticida? ¿Quieres acabar con el empleo (al parecer las marcas blancas las fabrican gnomos esclavos que trabajan gratis)? Repito: ¿quieres acabar con el empleo? Es más, ¿quieres acaso hundir españa?

Cada vez tengo más claro que la de publicista es una profesión básicamente indigna.


Editado al rato: no me había dado cuenta de que en los anuncios estos la palabra "marca" lleva siempre la (R) detrás. Son como Games Workshop, registrando cosas tipo "Cazador de Brujas" XDDD

Qué ajjjco...

18 comentarios:

  1. "Cada vez tengo más claro que la de publicista es una profesión básicamente indigna."

    Me sé yo de una Wonder Woman publicista que a lo mejor no te ajunta después de esto ;)

    ResponderEliminar
  2. ¿Y quién te dice que no es un vil truco para que me ate y me castigue? :P

    Por otra parte, como no me ajunte toda la gente que conozco con profesiones indignas me quedo sin amigos. Y yo mismo voy a empezar con el trabajo semiindigno de todos los años, así que... XD

    ResponderEliminar
  3. Y Wonder Woman salta a la palestra.

    ¿Cómo que la de publicista es una profesión indigna?

    No voy a comentar aquí lo ético o del anuncio, si favorece o no conductas consumistas, si los nombres comerciales homogeneizan la sociedad o si mi abuela monta en patinete, pero lo cierto es que una marca es una identidad (una simple agrupación de valores de empresa y consumidor, un nombre jurídico), y está en el juicio de cada uno decidir si se hace seguidor de lo cool comprandose unas gafas Dolce&Gabanna o si apuesta por la calidad de las marcas blancas...

    ¿Oficio indigno? ¡Somos mediadores! Ponemos en contacto a anunciantes y consumidores, no obligamos a punta de pistola a iniciar una guerra de identidades, libertades o consumo acérrimo.

    Y, con todo el amor de Wonder Woman, te digo que no sólo no es un oficio indigno, sino que estoy orgullosísima de poder dedicarme a esto.

    ¡Y disfrutando! Sigo ajuntándote... :P

    ¡Arriba el pluralismo! ;)

    ResponderEliminar
  4. > está en el juicio de cada uno decidir si se hace seguidor de lo cool comprandose unas gafas Dolce&Gabanna o si apuesta por la calidad de las marcas blancas...

    Lo malo es fomentar el concepto ese de cool. Si compramos las cosas en función del estatus social que otorgan estamos pagando algo que no solo no existe sino que es dañino.

    A mí no me parecería mal que las marcas fueran "sellos de calidad", algo en plan denominación de origen, y de hecho creo que eso funciona más o menos así en algunos sectores. Pero la publicidad que sufrimos todos los días no es esa, sino la de los sectores que necesitan que pagues por cosas que no existen: la moda, los perfumes y hasta los coches, pojemplo.

    La publicidad contribuye a segregar a la gente en grupos "mejores" y "peores" en función de la pasta que tienen: eso no puede ser bueno.

    > ¿Oficio indigno? ¡Somos mediadores! Ponemos en contacto a anunciantes y consumidores, no obligamos a punta de pistola a iniciar una guerra de identidades, libertades o consumo acérrimo.

    Los anunciantes son casi todos indignos, pa empezar :P (y los que sacan este tipo de anuncios, más)

    Y claro que no sacáis pistolas, basta con comerle la cabeza a la gente :P Vuestro trabajo es engañar a la gente para que compre cosas que no necesita o que lo haga por los motivos equivocados. Yo eso lo considero indigno.


    (Menos mal que aún me ajuntas XD )

    ResponderEliminar
  5. >"pero lo cierto es que una marca es una identidad (una simple agrupación de valores de empresa y consumidor, un nombre jurídico)"
    Eso es una definición de libro más bien falsa. Una marca es una imagen, no una identidad. Es la máscara que se vende y tras la que se oculta una empresa. Una marca no identifica nada. Solo es un símbolo asociado una línea de productos destinada a vender más porque, como dice Lanarch, "si llevas mi marca eres cool". Ejemplo: ¿Que identifica la marca Adidas? si dicen Adidas ¿en que piensas? En algo abstracto, porque puede ser tanto una colonia como unas playeras o unas gafas. En todo caso podríamos hablar de que identifica una línea de diseño, pero eso de nuevo es algo abstracto, porque ¿qué pueden tener en común el diseño de una colonia y de unas gafas?
    Sobre los "valores de empresa" eso no es más que demagogia. Una sarta de eslóganes que se usan u olvidan a conveniencia.
    >"¿Oficio indigno? ¡Somos mediadores! Ponemos en contacto a anunciantes y consumidores"
    De nuevo una definición de libro que en la práctica tiene un escaso contacto con la realidad. La publicidad (a día de hoy) no se limita a anunciar que un producto está en el mercado. Hoy se trata de inducir a comprar, lo que si que resulta indigno y rastrero. Hoy en día es en un 90% de los casos "dame tu pasta, que te voy a dar algo que no necesitas, pero es chachi piruli, te sentirás mejor y serás más cool" Ejemplo flagrante: La telefonía móvil. Hoy nadie sabe vivir sin móvil y el 90% de las veces se usa para estupideces.
    Sobre las marcas blancas el anuncio me parece que es meterse donde no les llaman, pero no me parece mal. Las marcas blancas, pese a que salen más baratas muchas veces, es un claro ejemplo de lo que los grandes pueden hacer y los pequeños no. Son una de esas cosas que paulatinamente están convirtiendo el sector comercial en un oligopolio controlado por 4 grandes que ya controlan de facto las cadenas de distribución. Las marcas blancas no son más que una de los muchos artificios creados por los grandes/ricos/poderosos para distorsionar las maravillosas "leyes del mercado" que en teoría regulan el sistema económico actual.

    ResponderEliminar
  6. Tema difícil, pero no indigno
    Indigno es robarle al vecino, o obligarle por la fuerza a hacer algo que no quiere. El resto no es indigno, y menos aún en un sistema capitalista o neoliberal o como querais dar en llamar al tinglado éste(diferente discusión es si el sistema es digno o no, pero es lo que hay).
    El resto, mercenariado al gusto de cada uno. No es más indigno ser publicista que ser funcionario...ni que ser ingeniero o ser economista, si buscas el lado indigno va a existir siempre, somos las herramientas del sistema(excepto si haces voluntariados o te vas de misiones, y aún así...)
    Por tanto,(menos en los hobbies sanos) el resto es todo parecido, al final contribuyes de una manera u otra a eso que no te gusta. Y ya somos mayorcitos para saber lo que compramos y donde nos metemos...

    ResponderEliminar
  7. Para McMardigan: Correcta tu apreciación acerca de dignidades o no dignidades. Sería más correcto de hablar de algo no indigno sino indignante, puesto que causa indigación.

    Y mi comentario anterior no es por meterme con la profesión de nadie, sino por teorizar acerca de las aberraciones a los que llega el asunto de la publicidad y el marketing y que parecen ser la tónica general. Al fin y al cabo, citando a Def Con Dos "este es el puto juego en el que todos caemos pero da un poco de rabia que se vea tanto el plumero" El sitema actual premia a los que ignoran cualquier ética, luego es normal (pero indignante) que se vean las aberraciones que se ven.

    ResponderEliminar
  8. Coño, cómo me alegro de no ver la tele XD

    ResponderEliminar
  9. A McMardigan, gracias por la puntaluzación. Igual que a N y Lanarch, porque no es la primera vez que tengo esta conversación con alguien, pero nunca por escrito! :P

    No quiero continuar la chanza política ni mucho menos, sólo me gustaría puntualizar algunas cosas:

    Nos guste o no, lo cierto es que las ideas que tiene la sociedad acerca de determinadas marcas, son por completo obra de la publicidad, el marketing y las relaciones públicas. Y, como bien sabemos todos, la gente no es imbécil. Se mueve en función de sus deseos y sus motivaciones. La publicidad debe averriguar cuáles son y utilizarlas. Cierto, y dicho así suena indignante, pero no lo es.

    La publicidad no genera deseos automáticamente en la gente (si así fuera, todo sería mucho más fácil ¿no?), fomenta los que ya tienen. No conseguirá que (en mi caso) me compre unas Adidas, ni lavarme el cerebro para que haga más deporte, ni que domicilie mi nómina en el Santander, ni que me compre una camiseta de Custo. Porque no me da la gana. Porque tengo juicio para saber dónde está el límite, y como yo, una aplastante mayoría de personas.

    Echarle la culpa a la publicidad es muy fácil, y conste que en ningún momento le quito su parte de responsabilidad (mientras, sigo pensando que las 'definiciones de libro' venían muy al caso). No somos unos vendidos, ni tampoco hermanitas de la caridad.

    Y la publicidad es sólo una parte ínfima en el universo comunicativo.

    Un beso para todos ;)

    ResponderEliminar
  10. > Indigno es robarle al vecino, o obligarle por la fuerza a hacer algo que no quiere. El resto no es indigno, y menos aún en un sistema capitalista o neoliberal o como querais dar en llamar al tinglado éste(diferente discusión es si el sistema es digno o no, pero es lo que hay).

    La publicidad es uno de los apoyos fundamentales de nuestro sistema económico. Está íntimamente relacionado con él por su propia naturaleza. Las discusiones están relacionadas, aunque no sean exactamente la misma.

    Se puede hacer publicidad decente, y a veces hasta se hace. Pero normalmente no, porque da menos pasta.


    El resto creo que más o menos ya lo he contestado.

    ResponderEliminar
  11. Por supuesto Lanarch, están relacionados entre sí, pero sería un debate demasiado amplio, no quería entrar en ello.
    Tampoco quería realizar una puntualización gramatical entre indigno o indignante, aunque sea diferente
    Me refería a que no hay oficios indignos.Al menos no unos más que otros.
    Por otro lado el que hace el anuncio lo hace porque alguien le paga por ello. Porque come de ello.Tampoco será él el responsable de lo que la gente haga tras verlo, contribuye, pero no obliga, igual que el que escribe un libro contribuye a la tala de árboles o el que diseña un coche al consumo de combustibles fósiles.
    Por mi parte con no encender la TV demasiado a menudo me es más que suficiente, así no se me revuelven las tripas con publicidades demasiado "directas", ni con políticos "ángeles" y políticos "demonio", ni con "descubrimientos ingenieriles" que se utilizarán para hacer daño, ni con economistas "vendemotos",ni...
    Aunque seguirán ahí por mucho que no quiera verlos, incluso sin publicidad

    Un saludo

    ResponderEliminar
  12. Saraninay dijo..." la gente no es imbécil. Se mueve en función de sus deseos y sus motivaciones. La publicidad debe averriguar cuáles son y utilizarlas. Cierto, y dicho así suena indignante, pero no lo es."
    A ver. Por partes. La gente no es imbecil, solo que a veces lo parece. Tendemos a comportarnos siempre con el mismo patrón como si fueramos borregos, y eso es lo que la publicidad explota. Hasta aquí de acuerdo. Pero aprovecharse de eso si que es indignante, porque se trata de aprovechar los puntos flacos. El equivalente en una pelea a pegar en los genitales: algo efectivo pero bastante poco ético.
    "La publicidad no genera deseos automáticamente en la gente (si así fuera, todo sería mucho más fácil ¿no?), fomenta los que ya tienen."
    No los crea, los manipula y retuerce hasta conseguir sus fines con truquillos como las asociaciones subconscientes de "nuevo=mejor" y cosas así. Hay campañas publicitarias que bien podrían ser obra de Maquiavelo.
    Citando el ejemplo de los móviles primero comenzaron con que el movil vale para emergencias, luego que es útil para mantenerte en contacto con tus amigos y seres queridos y acaba por convencerte (sutil e indirectamente, claro) que si no tienes movil no existes y que si tu movil tiene más de 1 año entonces esque estas demodé y vas en contra del resto de la sociedad.
    Hay otras más burdas como las de CCC, esas que dicen que por tener la ESO encontrarás un montón de buenos empleos o que por saber ingles (en 30 días) te van a ascender en el trabajo. ¿Puede darse el caso de que por tener solo la ESO tengas un buen empleo o que por saber ingles te asciendan? Podría ser, pero las posibilidades son tan reducidas que para mi eso es directamente engañar. Y más aún con lo de la ESO, la gente con poca cultura es más fácilmente manipulable. Especialmente si están algo acomplejados por no haber podido estudiar, en cuyo caso es plantar la semilla del autoengaño en terreno abonado. A mi eso me parece que es algo bajo, rastrero y que debería prohibirse.
    McMardigan dijo..."Me refería a que no hay oficios indignos.Al menos no unos más que otros."
    Indignos como indignos no se. Pero hay algunos que parecen plagaditos de personajes indignos, como la prensa rosa o la política.

    "Por mi parte con no encender la TV demasiado a menudo me es más que suficiente, así no se me revuelven las tripas con publicidades demasiado "directas""
    Entonces te pasará como a mi, que casi no veo la tele y por eso cuando veo una de estas campañas publicitarias sucias y rastreras que hay por ahí me llama más la atención (y me indigna la poca vergüenza de la que hacen gala algunos publicistas).
    "Por otro lado el que hace el anuncio lo hace porque alguien le paga por ello. Porque come de ello.Tampoco será él el responsable de lo que la gente haga tras verlo" En esto no estoy de acuerdo. Si manipulas a alguien y le induces a creer cosas que no son ciertas (sutil e indirectamente, claro, que si no te pueden prohibir el anuncio) entonces si que eres responsable de sus acciones. A ver si ahora, los traficantes de drogas (por poner un ejemplo) son simples comerciantes que nunca han roto un plato y la culpa de que los yonkis sean como son es exclusivamente suya y no de la mierda (cortada con más mierdas) que les venden. Al fin y al cabo una adicción la puede superar cualquiera... ¿o no? Por esa regla de tres como hay alguien capaz de correr los 100 metros lisos en menos de 10 segundos entonces todo el mundo puede.

    ResponderEliminar
  13. "La asesinó a cuchilladas...aún se está buscando al fabricante de cuchillos y al que publicitó su efectividad y buen corte que bla,bla,bla..."
    Siempre habrá contraejemplos para todo. ;).
    Sigo pensando que ellos (los publicistas) te empaquetan un producto para que a ti te parezca más apetecible que el de al lado,porque alguien quiere que su producto se venda más que el de la competencia. Tú decides si te lo compras, no ellos.

    ResponderEliminar
  14. Y yo sigo diciendo que no hablo de los usos de la publicidad sino de los abusos. De la diferencia entre ofrecer un producto e inducir a comprarlo. Para mi la diferencia es clara. Lo primero es, en mi opinion, adecuado, mientras que lo segundo es aberrante. Como suele pasar en casi todo la frontera es difusa y dificil de precisar (ademas de que el límite puede ser muchas veces subjetivo), pero el problema es que, a juzgar por muchas campañas publicitarias, algunas de mucho éxito, hay publicistas que no distinguen entre una cosa y otra (o les da igual) y franquean esa línea descaradamente. No me extrañaría que hubiera ejemplos de campañas aberrantes como las que he citado que se emplean como ejemplos de estudio en la carrera... y no para mostrar su falta de ética precisamente.

    ResponderEliminar
  15. Si la publicidad tuviera todo el poder que le otorgas, N, no tendríamos trabajo. No haría falta.

    En el momento en el que quieres vender un producto, has de inducir a la compra. Sino, dudo mucho que el consumidor quiera comprártelo por revelación divina... Y más cuando hay 20 productos como el tuyo (eso no es culpa más que de la libre competencia).

    >"No los crea, los manipula y retuerce hasta conseguir sus fines con truquillos como las asociaciones subconscientes de "nuevo=mejor" y cosas así. Hay campañas publicitarias que bien podrían ser obra de Maquiavelo".

    Asociaciones subconscientes. Imagino que te refieres a la publicidad subliminal. Pues bien, son muy pocos (muy pocos) los autores que afirman que existe y menos aún los que han aportado estudios concluyentes que lo demuestren... (¿o tal vez se trata de otro truquillo de manipulación y retorcimiento? ¿Deberíamos informar al Gobierno sobre esto?)

    Y sí, tenemos ejemplos de estudio en la carrera. Me he aprendido muy bien que no se deben emitir mensajes discriminatorios, en contra de derechos y principios constitucionales, que inciten a la violencia, que puedan producir perjuicio a menores, en contra del honor, la libre competencia, que engañen o que sea desleales.

    El uso del móvil (por citar uno de los ejemplos) ha sido una evolución natural de las telecomunicaciones, del progreso (igual que ha habido miles antes).

    Ojalá la publicidad pudiera marcarse ese tanto, pero es la sociedad la que cambia y la publicidad la que se adapta. Jamás se atrevería a ir en contra de lo que la gente (la conciencia social, nosotros, la masa borreguil que individualmente no lo es) piensa, cree o siente, porque conseguiría rechazos masivos.

    Estudia lo que la gente piensa y actúa en consecuencia.

    Pero no cambia la conciencia de nadie (por mucho que esté metido en la masa homogénea), no cambia actitudes, no mete ideas en la cabeza de la gente, porque nada (ni nadie) tiene ese poder.

    Y quien compra cosas que no necesita con un dinero que no tiene, es básicamente idiota.

    ResponderEliminar
  16. Saraninay, viendo tu post veo que tengo, al menos en parte, razón. Según tu post da igual qué tipo de publicidad se haga con tal de "inducir a la compra". Da igual que sea manipulando o directamente engañando a la gente para que compre algo. Da igual que no lo necesite, que ya nos encargaremos de comerle el coco para que lo quiera comprar. Porque al fin y al cabo el que se deja seducir es porque es tonto, aqui no se obliga a nadie a nada. El único límite es no ganarse una demanda judicial por discriminación, fraude o algo así. Es perfectamente válido utilizar manipulación del lenguaje (que no tene que ver con la publicidad subliminal, no es a eso a lo que me refiero) con asociaciones del tipo "más grande = mejor", o embustes del tipo "bajo en sal" cuando en realidad la reducción en el contenido de sal es minúscula. En resumen: en publicidad la ética es algo opcional o directamente algo a no tener en cuenta.

    ResponderEliminar
  17. N, si no es que no tengas razón, pero estamos partiendo de una base de discusión que, a mi entender, no es correcta;
    El 90% de cosas que tienes, tenemos, no son necesarias, no las necesitas, pero la sociedad, cultura, trayectoria histórica de tu país, televisión, por tanto también la publicidad, claro, te van haciendo creer(aunque no es el término correcto)que las necesitas, se hacen imprescindibles en tu organigrama mental de lo que es la vida.
    Vamos, que desde el momento que necesito pilas para mi Mp3 no me planteo si es más ético comprarlas de Duracell, Cegasa o Marca Carrefour, o si su publicidad es ésto o aquello, el problema de base es que "necesito" pilas, incluso no me sentiré a gusto hasta que consiga tener esas pilas en mi aparato.Es triste, pero en el fondo ahí radica el problema.
    Ya estamos "inducidos" a la compra, por desgracia. La publicidad como mucho reconducirá tus apetencias y tu punto de vista al comprar, es una titulación integrada en el sistema, como lo son todas, no puede ser de otra manera

    Me voy al Pryca a por unas cosas que necesito :(

    ResponderEliminar
  18. Y tú, N, sigues sin tener en cuenta la capacidad de decisión de la gente. Sigues diciendo que el público es borreguil, que es fácilmente manipulable, ¿con solo decir 'bajo en sal' la gente va a comprar masivamente el producto? Si dice 'bajo en sal' es como si un notario estuviera diciendo 'es bajo en sal'. Y, aunque no lo creas, si hay productos bajos en sal es porque, previamente, el que produce el pavo ha detectado que el público lo demanda. Ha detectado que hay un nuevo nicho de mercado y decide explotarlo, diversificar su cartera de productos. Cuando decide sacar el producto (y la cantidad de sal que se reduce es sólo responsabilidad del productor) se va a una agencia, donde gestionan esa comunicación.

    Aunque parezca increible, hay quien prefiere comer cosas BAJAS EN SAL. ¿Es eso un capricho tan estúpido como para propiciar la compra?

    Y sigues sin tener en cuenta que la publicidad es una pequeña parte. Y claro que hay límites judiciales, exactamente igual que los hay en tráfico, en medicina, abogacía o cualquier otra profesión en la que existan riesgos de perjucio social. Si piensas que el único límite de un publicista es que no le demandes, no podrías estar más equivocado.

    Los muchos (¡muchos!) límites del publicista vienen marcados no sólo por la Ley General de Publicidad, sino por el propio público (al que te diriges) y el anunciante (a quien asesoras, pero en ningún caso decides por él). Todo lo que se comunica se hace pensando en el público, porque lo que queremos es que elija nuestro producto, no lavarle el cerebro. Si intentaramos manipularle, ¿de verdad estás seguro de que no se dará cuenta? ¿Que papel tiene entonces la LGP y el organismo de Autocontrol?

    Y en cuanto a lo de la ética... No sólo sí que se aplica (véase de nuevo el caso del Autocontrol), sino que no se pierde de vista en ningún momento. Si quieres culpar a todo el gremio por las actuaciones de los profesionales sin escrúpulos, entonces deberías también revisar todas las profesiones que existen y azotarlos también con tu látigo verbal...

    Y, por cierto, a mi, como profesional, también hay cosas que me ofenden. El anuncio pro-marcas de Telecinco es una vergüenza, y pienso que lo es no porque lo hayamos visto en clase (¡wow! nos enseñan cosas útiles), sino porque (repito) tengo juicio de sobra para conocer dónde está el límite.

    ResponderEliminar

Cada comentario te da un punto de experiencia. Usa tu recién adquirido poder con sabiduría.