domingo, 3 de agosto de 2008

Los peligros de la cocina pretenciosa

Esta noticia me recuerda cuando Homer fue crítico culinario...
La policía investiga la misteriosa desaparición de Pascal Henry, un aficionado convertido en crítico gastronómico que fue visto por última vez cenando en El Bulli, el prestigioso restaurante de Ferrán Adrià.

El gastrónomo suizo, aconsejado por amigo y mentor, el chef francés Paul Bocuse, pretendía visitar los 68 restaurantes galardonados con tres estrellas Michelin en apenas dos meses. Para ello había ahorrado durante mucho tiempo. (...)

Según han confirmado los Mossos d’Esquadra a Público, los hechos ocurrieron el pasado 12 de junio. El suizo acabó de cenar con toda normalidad y salió del restaurante justo antes de medianoche, en busca de una tarjeta que quería entregar a los responsables de El Bulli. Pero no volvió.

El gastrónomo se dejó en su mesa un sombrero, unas fotografías y una libreta en la que anotaba sus críticas gastronómicas. En ese bloc de notas recogía las firmas de los mejores chefs del mundo, con un listado de los platos que había degustado hasta el momento. Fue al ver el sombrero cuando se dieron cuenta de que se había marchado. “Acabó de cenar, dijo que salía un momento a buscar una tarjeta de visita y ya no volvió”, confirmaba Juli Soler, socio de Adrià. Desde entonces, nada se ha sabido de su paradero. Sus reservas en los 28 restaurantes que aún tenía pendientes nunca fueron utilizadas. Su próximo destino era el País Vasco.
Sé que es una chorrada, y que además no debería reírme, pero es que parece un chiste. ¿Qué ha pasado aquí? ¡Queremos saber! XD

2 comentarios:

  1. Epicuro01:08

    Como ya sabrás, el tío se marchó sin pagar, eso fue todo.

    Lástima de misterio resuelto.

    http://www.publico.es/espana/actualidad/140319/aparece/gourmet/suizo/desaparecido/cenar/bulli

    ResponderEliminar
  2. Sí, de hecho ya lo he puesto en otro sitio. Me estoy dando un par de días para ponerlo a ver si se sabe algo más XD

    ResponderEliminar

Cada comentario te da un punto de experiencia. Usa tu recién adquirido poder con sabiduría.