sábado, 30 de diciembre de 2006

Salvemos la música: ilegalicemos a Bisbal

Gloriosas declaraciones de este gran filósofo:

David Bisbal, ganador del Ondas a Mejor Artista Nacional y de dos Premios Principales, es también conocedor del entorno internet y los cambios que se avecinan en la forma de crear, producir y consumir música. "En España falta concienciar a la gente de las descargas ilegales de música, por eso es necesario seguir peleando. Si ilegalizaran programas como eMule o LimeWire se salvaría la música", afirma el almeriense.
Creo que Bisbal no debería confundir "música" con lo que él hace. Si lo suyo está en peligro, todos deberíamos alegrarnos.

Y ya puestos a "salvar la música", propongo ilegalizarle a él. Que se gane la vida sin hacer daño a nadie, como por enxiemplo prostituyéndose. Seguro que todas esas niñas de sus clubs de fans estarían encantadas de dejar de gastarse las pagas en la Ragazza para fumigárselo a él.

Ay, bisbalín, qué educativo eres.
Chicas, repetid conmigo: las drogas son maaaaalas.

Visto en Escolar.

PD: ya le gustaría a este ser como el tío al que se parece:

4 comentarios:

  1. pues si.
    Bisbal ilegal!

    ResponderEliminar
  2. Propongo organizar una turba que le persiga con antorchas y hoces y cosas así, con la intención de atarle a un poste, darle de latigazos, obligarle a comerse trinta kilos de partituras de música de verdad y después dejarle abandonado para que le devoren vivo los animales salvajes.
    Es mucho más clásico, y resucita las tradiciones ancerstrales.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo21:33

    pues a mi me parece bien que siga trabajando bisbal, y gane dinero y viva feliz...
    yo estoy a favor de la felicidad de la gente en general

    ResponderEliminar
  4. Na. Nada como el clásico lanzallamas...
    Esos alaridos como arpas angelicales, esas pavesas fltando igual que nieve temprana...
    Ahh, es que me tocan la fibra sensible y...

    ResponderEliminar

Cada comentario te da un punto de experiencia. Usa tu recién adquirido poder con sabiduría.