jueves, 6 de noviembre de 2008

Remember, remember, the fifth of november

Con un día de retraso sobre el horario previsto, porque sigo sin conexión, la entrada de todos los años (1, 2). Como no he podido preparar nada, pero me dan ganas de hacer cosas vendettosas, voy a contar brevemente cómo va la historia.

Yo llevaba dos años o así navegando con Ya.com y pagando la línea a Telefónica, sin gran problema, la verdad, salvo que tenía menos velocidad de la que debía. Las navidades pasadas estuve comparando ofertas y Jazztel parecía la mejor opción, así que empecé a cambiarme. A mitad del proceso me llamaron de Ya para hacerme una contraoferta, y las recontraofertas de Jazztel no eran gran cosa, así que seguí con Ya.

Lo gracioso es que a finales de julio me llegó el kit de conexión de Jazztel (!). Inmediatamente llamé, emaileé y mandé un burofax diciendo que no, que era un error, que dejaran de toquetearme la conexión, que yo no lo había pedido. Obviamente no me hicieron ni puto caso, y a los tres o cuatro días laborables mi conexión había desaparecido (o más bien se había trasladado a Jazztel).

Durante unas simpáticas semanas en las que me daban largas para arreglar el asunto, cartas de despachos de abogados llamándome moroso, y hasta llamadas del departamento comercial para hacerme ofertas ("No navegaría con ustedes ni aunque me dieran 50 megas por un euro"), estuve a punto de perder el número de teléfono y al final tuve que hacer yo lo que se suponía que estaban haciendo ellos.

La línea volví a tenerla con Telefónica rápidamente. Pero solicité el alta con Ya el 11 de septiembre... y aquí seguimos. Nunca que llamo hay ningún problema, pero es obvio que sí. Mi solicitud se ha traspapelado o algo parecido, pero como el trabajo de los currillos con los que hablo no es solucionarme el problema sino darme largas para que no dé la brasa, pues nada.

Después de montones de llamadas a las tres compañías, parece que algún imbécil de Jazztel o Telefónica la cagó con mi blucle de ADSL, así que entre esas dos y los lerdos de Ya, dos meses sin internet. Y mis tres popoesposas y mis numerosas popohijas, abandonadas.

Pa coger dagas y explosivos, oiga.

2 comentarios:

  1. Pues mucha suerte... me mantengo a la espera

    ResponderEliminar
  2. ¡vuelve! ¡vuelve!

    ResponderEliminar

Cada comentario te da un punto de experiencia. Usa tu recién adquirido poder con sabiduría.