sábado, 19 de enero de 2013

Tema de Finn, Jake y el tsunami

Bajo el notorio influjo de Chesterton (discurridor y exornador de elegantes misterios) y del consejero áulico Leibniz (que inventó la armonía preestablecida), he imaginado este argumento, que escribiré tal vez y que ya de algún modo me justifica, en las tardes inútiles. Faltan pormenores, rectificaciones, ajustes; hay zonas de la historia que no me fueron reveladas aún; hoy, 3 de enero de 1944, la vislumbro así.


Hace unos días, en la siesta, soñé un capítulo de Hora de aventura. Si no conocéis esa serie, ME DAIS ASCO. Ya tardáis en empezar a vérosla. Tanto el doblaje latino con el español son buenos (y la versión original también). Os recomiendo echarle un vistazo a La conquista de la lindura o El Enchiridión, que os darán una idea bastante exacta de lo que esperar. Luego podéis pasar por este foro para ir viéndolo todo a saco. Es una serie absolutamente demencial y gloriosa, con capítulos originales y superextraños incluso para lo que se ve habitualmente en la propia serie, como el que homenajea a Inception (con la gran Marceline, la mejor vampira de la historia), o el de BMO Noire (en blanco y negro e imitando cómo imaginaría un niño una película de cine negro), o EL DEL CIERVO (hay que ponerlo en mayúsculas, si lo habéis visto sabréis por qué; el capítulo más malrollero EVER).

Bien, como iba diciendo, soñé un capítulo de Hora de Aventura. Tiene spoilers de la serie, así que leedlo bajo vuestra responsabilidad. También tiene alguna contradicción con el canon de la serie, peronfín, estaba dormido y no iba a salir ya de mi cabeza con los EXT. DÍA puestos. Lo anarroseo casi tal cual de mi facebook, donde lo colgué inmediatamente después de despertarme, del tirón. Como ya dije allí, lástima del conocido efecto "every damn morning".

Lo primero es que formaba parte de una saga de varios capítulos. Finn y Jake habían encontrado cinco antiguas cartas foil de Magic que contenían predicciones diversas sobre otras partes del mundo, así que se ponen a viajar lejos para impedir algunas y pasárselo geométricamente con otras. 
En el capítulo de hoy estaban en los mares del sur, en una ciudad de la antigua Australia (esto ellos no lo sabían). De la ciudad no recuerdo nada, pero la carta de Magic decía que un terrible tsunami acabaría con ella a menos que un valiente héroe viajara hasta su ciudad gemela (submarina) y derrotara al tsunami desde dentro. La profecía también habla de un gigante cascarrabias. 
Investigan pero nadie sabe cómo llegar a la ciudad hundida, hasta que deciden que si hay que ser valientes, pues sea. Han oído en alguna parte (?) que cuando un chico quiere llegar a algún lugar imposible, solo tiene que desearlo mucho y ponerse en riesgo estúpidamente (al parecer solo funciona con chicos). 
Así que se echan al agua y empiezan a bucear para abajo sin equipo ni ná. Van muy rápido gracias a Jake, que se transforma en una especie de muelle que gira, impulsándoles a través de un "agujero de gusano" acuático. Conforme se van quedando sin oxígeno van viendo cosas cada vez más raras, como que su agujero se vuelva de colorines y haya flores girando y cosas así. Cuando están a punto de palmarla, su agujero conecta con otro que es la entrada a la famosa ciudad submarina. 
Una vez allí se pasean por ella. Es muy antigua y parece haber sido poco dañada por la guerra (al margen de que todos sus habitantes son cosas raras, como en la superficie). También está el gigante de la profecía, pero en realidad no está furioso sino deprimido. 
Coño, ahora que lo pienso, Finn tenía miedo al océano... 
Bueno, empiezan a planear cómo detener al tsunami. Se les ocurre una idea bastante idiota y en estas el océano alrededor de la burbuja que protege la ciudad tiembla, señal de que el tsunami está llegando. Cuando Finn se dispone a salir, aparece ¡un humano! en un traje de astronauta, salvo por no llevar la pecera de la cabeza. Al parecer es el encargado por los de la ciudad de la superficie de acabar con el tsunami, que lleva desde antes de la guerra en la ciudad submarina. No se sabe muy bien cómo ha sobrevivido, pero se insinúa que tiene que ver con su traje de soporte vital y con la magia de la ciudad (específicamente con sus kebabs). El astronauta, en dos palabras, desmonta la absurda idea de Finn y Jake (que dice algo así como "Tiene razón, tío, eso no era muy inteligente") y les explica con mucho tecnobable estilo "colisionador a positrones" que lo tiene todo planeado, que hay que usar una mochila de nosequé (para ir a varios puntos concretos del tsunami) y una vez allí usar otro nosequé (un ventilador gigante) para atacar los puntos fuertes del tsunami y disiparlo. Finn pone boca de pato mientras el astronuta sale disparado por el agujero de gusano que es la puerta de la ciudad. 
Entonces se dan cuenta: ¡el astronauta va a ahogarse! Así que hacen otro plan absurdo: le dicen a toda la ciudad que les traigan pajitas, y las van ensamblando unas con otras para hacer una MEGAPAJITA por la que el astronauta pueda respirar. Luego Jake se estira hasta llevársela, el sacrificado astronauta sobrevive, el tsunami es disipado, y todos viven felices y contentos. 
Salvo el gigante. En una escena rápida de imágenes estáticas contada por el narrador (yo) se ve cómo al final el gigante se enfada y empieza a destruir cosas hasta que Finn y Jake le llevan un kebab y unos dulces y se los comen con él. "En el fondo, era un tío bastante majo", dice Jake mientras saluda con la mano mirando hacia atrás, preparándose para volver a la superficie (esta vez con la mochila del astronauta). 
Créditos.

Sí, estoy zumbáo.

PD: me preguntaron "ostia, y sueñas en version original, en latino o en castellano?". Para los curiosos: en castellano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Cada comentario te da un punto de experiencia. Usa tu recién adquirido poder con sabiduría.