lunes, 21 de febrero de 2011

Con cariño, para Esperanza Aguirre

Acabo de enterarme de que Esperanza Aguirre tiene un cáncer. Como no le deseo mal a ninguna persona, me permito humildemente recordarle a doña Espe que en el hospital homeopático que ella misma inauguró (y, parcialmente, financió con dinero público) se ayuda a los enfermos de tan grave enfermedad.

Con el sano deseo de extirpar de entre nosotros este terrible cáncer, ¡Espe, por favor, confía en los homeópatas!

9 comentarios:

  1. Sobre los tratamientos del cáncer en el instituto, Las Penas del Agente Smith.

    No es fácil encontrar los enlaces sobre la financiación pública (el enlace más claro que tenía al respecto (de Telemadrid, no precisamente sospechoso de tendenciosidad anti-Aguirre) ha desaparecido). El que más se moja que he encontrado hoy es este de Libertad Digital (tan poco sospechoso como Telemadrid).

    "La semana pasada se presentó a bombo y platillo la plataforma Semefarte (Sociedad Española de Terapias Emergentes), y se hizo en la sede del Instituto Homeopático de Madrid, un bello palacete del centro de la capital. La sociedad es todo un lobby de promoción de innumerables terapias alternativas sin aval científico. Y el edificio que le dio cobijo ha sido remodelado gracias al entusiasta apoyo de la Comunidad de Madrid.

    Sí, entre 2006 y 2009 la Dirección General de Patrimonio Histórico, la Consejería de Cultura, la Portavocía del Gobierno y la Vicepresidencia de la Comunidad sufragaron las obras de restauración del centro, que en su última fase costaron 2.400.000 euros. En el catálogo de promoción de esta inversión, el Gobierno de Madrid no duda en calificar la homeopatía como "un método terapéutico que restablece la salud mediante la administración de medicamentos seleccionados individualmente según la ley de los semejantes". Es más, se llega a afirmar (recordemos que es un texto firmado por la Comunidad de Madrid) que el tratamiento homeopático está "indicado para cualquier enfermedad y en cualquier época de la vida"."

    ResponderEliminar
  2. Muy buena la entrada XD. Sin embargo me asalta la duda: ¿Como detectaron que el bulto era cancer? Crei que solo se podia detectar el cancer en humanos y animales.

    ResponderEliminar
  3. Ya ves, al parecer la investigación ya los detecta en Señoras Oscuras.

    ResponderEliminar
  4. Como sólo le deseo el mal a la gente en dosis homeopáticas me limitaré a descojonarme en privado por tu mala baba. X-D

    ResponderEliminar
  5. Cuanta maldad... La noticia me crea varios interrogantes y alguna sugerencia: que no vaya al hospital, sino a la Almudena y rece; ¿los efectos de la homeopatía y la oración son sumatorios? Es decir, si ambas tienen un 10% de éxito debido al efecto placebo, al combinarlas ¿tienen un 20% o este 10 es inamovible? (me da que esto último, pero oiga...).

    Le sugeriría que fuera a un hospital público, de esos que tiene completamente desatendidos. Pero verás que como mucho estará en uno de los privatizados. Aunque lo más probable es que vaya a Navarra o similar.

    En fin, se ve que ser un cabronazo no evita el cáncer. Es un consuelo, pena no fuera de cerebro o páncreas (sin rencor, eso sí).

    Salud y tal.

    ResponderEliminar
  6. Menos mal que es cáncer de mama y no otro tipo de cáncer poco estudiado. Si no a lo mejor se acordaba del dinero apartado de la investigación.

    No obstante, espero que se mejore. Homeopáticamente hablando, claro.

    ResponderEliminar
  7. Buf...pues yo espero que se cure... que sinó...imagináosla de lord liche (un poco más esquelética, aunque poco más y con la misma mala leche) No habrá clérigo que consiga expulsarla...
    Una gran entrada xD

    ResponderEliminar
  8. Pues yo es que soy bastante puta, ¿sabes? Espero que disfrute de un no-tratamiento no-descubierto gracias al no-dinero que invirtió en investigación.

    ResponderEliminar
  9. Si ese bulto arrastra a Espe a la muerte, yo seré el primero en apuntarme para cargar con su ataud.

    ResponderEliminar

Cada comentario te da un punto de experiencia. Usa tu recién adquirido poder con sabiduría.