martes, 29 de enero de 2008

Las cosas gratis y la falacia espesa

Hace un par de semanas en el suplemento de El Mundo entrevistaban a un tal Gabriel Masfurrol, que al parecer se ha forrado con una cadena de sanidad privada en los estéits o algo así. La verdad es que no lo he leído porque no me interesa lo más mínimo, pero mientras pasaba la página algo me saltó a los ojos:
P. Señor Masfurroll, ¿la sanidad debiera ser un servicio público, gratuito y universal, o un bien privado y elitista?

R. Gratuito no hay nada, y quien lo diga, miente. Los hospitales públicos de este país se financian con los impuestos de los españoles.
Esta falacia lógica ya la he visto más veces entre los liberalillos. Obviamente, si te da por interpretar "gratis" en el sentido de "a nadie en ninguna parte del multiverso le cuesta nada", gratis-gratis solo son las flores del campo, y aún así no sé yo. Pero para el resto del mundo (al menos los que no nos inventamos el significado de las palabras) "gratis" significa "al que lo adquiere no le cuesta nada", y desde luego sí existen las cosas gratuitas [1].


Maldito peluche mentiroso... salvo que los repartidores se teleporten (y ni por esas)
tendrán que pagar la fregoneta y la gasofa, o la empresa de paquetería.


Si no tienen ordenadores de aire que funcionen violando
los principios de la termodinámica y los conectan a internet a base de magia,
esto es mentira. ¡Nada es gratis!



Y estos, los peores de todos. Yo que creía que emagister nos había robado a Sergio a cambio de dinero ¡y no! ¡Ahí todos trabajan sin cobrar! Porque si no (ya sin ni siquiera tener en cuenta los ordenadores antitermodinámicos) serían unos mentirosos, y eso está muy muy feo.


Si alguien odia al tal Masfurrol solo tiene que llevarle a un supermercado: con tanto "¡+20% gratis!" en las estanterías le iba a dar un síncope. Menos mal que se puede pagar operaciones de corazón no gratuitas.


[1] Sí, me siento tonto diciendo esto. Pero hey, podría ser peor: podría creerme ese argumento liberalillo.

3 comentarios:

  1. Otra coletilla "libegal" (que mi propio tío me soltó al hablar de los ferries privados para ir de una isla a otra en el archipiélago canario:

    Los servicios públicos los pagas dos veces (con impuestos y con el billete), pero los privados sólo una vez.

    Sabes la que está liando la Espe en Madrid privatizando por lo bajini la sanidad pública ¿no? Será que prefiere que los ciudadanos paguemos sólo una vez las cosas.

    ResponderEliminar
  2. Juas! Pues si cobramos! lo juro!

    La cosa es... las cosas que son gratis para tí, significan que otro las acaba pagando ;)

    ResponderEliminar
  3. Bueno, no hay más que calcular cuanto te costaría la sanidad pública gratuita y restar lo que pagas de impuestos.. Si te sale negativo es que te ha salido gratis.
    Por cierto... en este artículo también hablan de lo que es gratis.

    ResponderEliminar

Cada comentario te da un punto de experiencia. Usa tu recién adquirido poder con sabiduría.